Un aldabonazo para Amelia

Tumba "La milagrosa" en el Cementerio Colón de La Habana Me gustan los cementerios. Sobre todo, en las tardes de lluvia. Es como si el agua lavara las caras de mármol envejecido de los ángeles, y los sempiternos gorriones se refugiaran debajo de los frondosos laureles a la espera –como yo, como ... [Leer más]...